moverse en fe

Si no te mueves, careces de fe

La fe sin obras está muerta, afirma el libro de Santiago 2:26 en la Biblia. ¿Es suficiente creer sin moverse?  

Caminar por fe y no por lo que vemos es muy complicado ocasionalmente.  

Lo que vemos puede ser muy distinto a la forma en que Dios hace las cosas. Tenemos que ser nosotros los que nos alineemos con Dios, no es al revés.  

La gente actúa de acuerdo con lo que cree. Por ejemplo, si creemos que la tapa de una estufa está caliente, no pondremos la mano sobre ella.  

Si creemos que las vitaminas son buenas para la salud, las tomaremos.  

Los buenos vendedores persuaden a la gente a creer que necesitan un cierto producto para inducir a la gente a comprarlo. Las acciones que resultan de nuestra fe no son diferentes de las que resultan de otras de nuestras creencias.  

Actuar es bueno

Si realmente creemos que Dios es quien dice ser y que la Biblia significa lo que dice, actuaremos en consecuencia. 

¿Qué significa la fe sin obras está muerta? 

El apóstol Santiago en la Biblia nos argumenta que si alguien afirma tener un compromiso y asume que con esta base se salvará, pero no tiene obras u otras formas de obediencia a Dios, entonces esa persona está engañada. 

El compromiso o la fe en sí misma no pueden salvar o liberar a una persona. Necesita obras.  

Por ejemplo: Si una persona con fe no tiene trabajo y le pide a Dios un empleo, pero no sale a buscarlo, y espera a que alguien llegue a su casa a contratarlo, la fe de esa persona está muerta porque no realiza lo necesario para conseguir un empleo.  

Debería al menos salir y tocar varias puertas. 

frases para ser fuerte y no rendirse 44819 orig

Con esta historia Santiago está respondiendo claramente a tres objeciones implícitas o declaradas: 

1. La fe y las obras están separados. Sin las acciones apropiadas que se derivan de ello, la fe o el compromiso no pueden ser demostrados. El compromiso con Dios y con Jesús se logra con obras. 

2. Una confesión es suficiente. Santiago también nos recuerda que incluso los demonios han llegado a creer, y responden a esta creencia apropiadamente – es decir, se “estremecen” porque saben que vendrá un juicio. Los demonios muestras que esta confesión es más que una teoría. Es una realidad. 

3. El compromiso es suficiente. Un compromiso sin hechos no vale la pena al recordar dos narraciones bíblicas. 

La primera es la unión de Isaac en Génesis 22. En este pasaje, Abraham es declarado “en el derecho” o “justificado” por Dios; queda claro por las acciones de Abraham que su compromiso con Dios es tal que obedece un mandato al ofrecer su único hijo en un altar.  

Es cuando Dios dice: “Ahora lo sé” (Génesis 22:12), y por lo tanto Dios reafirma las promesas anteriores de bendición sobre la base de la obediencia de Abraham (Génesis 22:15-18). 

Santiago relaciona esto con Génesis 15:6, “Abraham creyó a Dios y le fue contado como justicia” que se “cumplió”. Abraham fue declarado justo, o justificado, después de un hecho. 

Abraham fue considerado un amigo, el más honrado nivel de creencia. La conclusión en la historia de Abraham, argumenta Santiago, es que “una persona es justificada por las obras, no sólo por la fe” (Santiago 2:24). 

La fe demuestra acciones

El Nuevo Testamento está repleto de descripciones de las obras que resultan de nuestra fe. Juan 15:1-17 compara la relación del creyente con Cristo con la de las ramas de una vid. Una rama que está verdaderamente conectada a la vid dará fruto. Los que tienen  fe también tendrán obras. Filipenses dice: 

Efesios 2:10 habla de las buenas obras para las que hemos sido creados. 

Las obras siguen a la fe 

Las obras siguen a la fe (debemos obrar teniendo la fe). Las obras son un buena medida de dónde está nuestra fe verdadera. 

Nuestras buenas obras no se relacionan de ninguna manera con nuestra salvación.  

Pablo deja claro en Efesios 2 que, aparte de Cristo, estamos muertos en el pecado (Efesios 2:4-9); por lo tanto, somos incapaces de realizar buenas obras.  

Sin embargo, después de nuestra salvación, podemos realizar “buenas obras, que Dios preparó de antemano” (Efesios 2:10). Las obras son un fruto de nuestra salvación, no un medio para ganarla. 

Si somos salvos, se espera que hagamos buenas obras.  

Somos un reflejo de Cristo. Por ello, hacemos el bien a los que nos rodean (Gálatas 6:10). Somos nuevas creaciones (2 Corintios 5:17).  

Las obras deben venir de un corazón transformado. Jesús dijo que la gente conocería a sus seguidores por su amor (Juan 13:35). De esta manera somos una luz para el mundo (Mateo 5:14). Las buenas obras, entonces, demuestran la veracidad de nuestra fe y el carácter del Dios en el que creemos. 

como ayudar a los ninos a no rendirse lg

Fe en Cristo y buenas obras

La fe sin obras está muerta porque la verdadera fe transforma una vida.  

También es cierto que las obras sin fe están muertas. Jesús dijo que algunos le llamarían “Señor, Señor”, pero que no entraría en el reino de los cielos (Mateo 7:21-23). Algunas de estas personas no habrán demostrado el fruto de las buenas obras.  

Pero debemos tomar en cuenta que todas nuestras obras son como trapos sucios para Dios aparte de Cristo (Isaías 64:6). Están manchadas por nuestro pecado y no son suficientes para estar vivos. 

La fe no es sólo un asentimiento intelectual; implica un cambio de vida. Nuestra fe se evidencia por la forma en que vivimos. 

¿Cuál es el propósito de las obras en la vida cristiana?

Cuando el hombre se somete al Señor, su corazón es cambiado. Sus deseos y sus acciones reflejan su corazón para el mundo. 

Las acciones son el reflejo exterior de esta transformación interior. Las acciones son la evidencia de un corazón que está siendo transformado y renovado por Dios. 

Conclusión

En el capítulo 2 de Santiago, escribe que “como un cuerpo que no tiene el espíritu está muerto, del mismo modo la fe sin obras está muerta”. Santiago afirma que las acciones son el subproducto de una fe viva.  

Las obras no nos justifican ni nos colocan justos ante Dios, ni son el medio para la salvación. Más bien, nuestras obras son el fruto que crece en la obediencia a los mandamientos del Señor y transformado por su gracia. 

Un requisito

Todo lo anterior no tiene ningún sentido si tomas a la Biblia como un libro de filosofía. La Santa Biblia es más que eso y una relación personal con Jesús cambia completamente la existencia de un ser humano.

Si no has aceptado a Jesús en tu corazón, te invitamos a que hagas esta oración:

“Señor Jesús, no te conozco, pero deseo hacer buenas obras. Obras que vengan desde tu corazón. Por ello, te recibo en esta hora como mi único y suficiente salvador. Te entrego mi vida, y desde hoy decido obedecerte como un cristiano. Como un hijo tuyo renovado. En el nombre de Jesús, amén”.

Si realizaste esta oración, te felicitamos, ya eres hijo de Dios. Ahora, busca una iglesia, una Biblia y acércate a Dios.

Contact Us