Gunter ok

Günter Wallraff: 20 frases sobre la vida y el periodismo

Debido a la labor periodística de Günter Wallraff  fue catalogado como “pluma del mal”, título que le dio el diario sensacionalista Bild por denunciarlo.

ace unos días, el periodista Günter Wallraff cumplió 80 años. Para hacer su periodismo de investigación ha sido de todo: obrero, inmigrante, repartidor de paquetes, indigente, panadero y empleado de call center.  

En un contexto donde los Guacamaya Leaks son la tendencia en México, sus métodos de periodismo ahora, son ingenuos, pero siguen siendo un método para recabar información.  

Desde su juventud, y como objetor de conciencia logró evitar el ejercicio militar, pero en cambio, y como castigo,  fue obligado a trabajar en el pabellón psiquiátrico del Ejército alemán en Koblenza, cuyas experiencias fueron publicadas como “Bundeswehr- Tagebuches”, (diario en el ejército alemán).  

La Guerra Fría

Y desde ahí, Wallraff decidió investigar la realidad alemana desde dentro y desde abajo de la sociedad. Uno de sus trabajos clave fue en la icónica empresa Thyssen, donde conoció de primera mano las políticas laborales inmundas de la Alemania post guerra fría.  

Y Wallraff siguió haciendo, a su manera, su periodismo. Desde su periodismo espía, logró  denunciar las escandalosas condiciones de trabajo y jerarquías malignas. 

Debido a su labor, fue catalogado como la “Pluma del mal”, título que le tildó el diario sensacionalista Bild por su trilogía, en donde, haciéndose pasar como Hans Esser, trabajó en una redacción local de ese medio, y denunció los sucios métodos utilizados en sus investigaciones periodísticas.  

Por ello, Wallraff se convirtió en los años 70 y 80 en la voz de la conciencia del periodismo alemán, y cuya labor, desembocó en una Ley de protección al periodismo.  

Parte de ese trabajo quedó en el libro “Cabeza de turco” (Ganz Unten), que en Alemania alcanzó un éxito de ventas inusitado, y que es la obra de divulgación más vendida en ese país, con cinco millones de ejemplares y que ha sido traducida a 38 idiomas. 

A continuación, presentamos algunas de las frases más memorables del periodista y fundador del llamado “periodismo de infiltración”: 

image 1056

1.- Sobre el oficio. “Por el oficio (periodista) soy escéptico, pero, por otro lado, soy un optimista con cálculo, lo que significa que me centro en los pequeños pasos y logros que se pueden alcanzar”. 

2.- Sobre las tormentas para el periodista. “Hay que silbar mientras se camina en el bosque oscuro. Aplicar eso a sí mismo y transmitirlo a otros”. 

3.- Periodismo y monopolios. “El periodismo tiene aún tareas importantes que cumplir. Hay una concentración de poder a nivel mundial muy grande. Los grandes monopolios y consorcios buscan cada vez más escapar de los controles del Estado y es donde se necesita un periodismo de investigación”.  

4.- Democratización de la red. “(Dentro de la red, el Internet) todo mundo puede hacerse notar y escuchar”. 

5.- Educación periodística y ética. “Se requiere una materia que se llame ‘capacidad de los medios’. Se tiene que educar desde muy temprano a los niños y jóvenes para orientarlos de una forma adecuada sobre en qué (de todo el Internet) se puede confiar, hasta dónde son rumores y cómo detectar a la prensa que miente”. 

6.- Sobre las redes sociales. “Lo realmente malo (de las redes e internet) es aterrizar en foros donde priva el delirio”. 

7.- Educación y periodismo. “El periodismo ha recibido (con la digitalización) una tarea que no existía antes. Me refiero a lo generado por los whistleblowers como (Julian) Assange, (Edward) Snowden, Chelsea Manning…Veo a futuro las posibilidades más bien positivas para el periodismo si se sabe educar y formar al respecto”. 

8.- Ante las injusticias. “La injusticia no se puede mantener en secreto; hasta en los lugares más remotos del mundo será conocida por internet y otras vías”.  

Gunter Wallraff libros portadas 1024x521 1

9.- Sobre la oportunidad de trascender en el periodismo. “Muchos de los que han elegido esta profesión se dan cuenta rápido que los periódicos mueren, que no hay posibilidades de ganar dinero y se convierten en voceros de prensa o de grandes consorcios. Es algo que definitivamente no se les puede reprochar, pero sí se lamenta”.  

10.- Ante la escasez económica de los periodistas. “Escojan una segunda profesión que les resuelva su existencia mínima. Quizás un estudio o profesión que vaya en dirección a la profesión; después especialícense en un idioma concreto y en un tema específico y entonces (pónganse) a investigar aquello que los mueve y también ayuden a esa gente que no está representada y que sufre injusticias”. 

11.- Ante las condenas a Assange y Snowden. Su extradición, condena a cadena perpetua, o incluso su muerte, tendrá para todos nosotros un efecto intimidatorio. Todos los periodistas e informantes que quieran investigar y denunciar crímenes de Estado lo pensarán dos veces antes de hacerlo, y eso es fatal para la democracia”. 

12.- Sobre el compromiso político y el activismo. “Es una decisión individual. En mi caso no se separan ambas cosas. En mí converge la suma de iniciativas por derechos humanos, reportajes, y con frecuencia, también un activismo. Después de publicar un tema, intento ayudar a la gente a llegar a un buen término dejando el papel de periodista. En este momento, la mitad de mi trabajo, de mi actividad, es ayudar a gente, aún sin publicar”. 

13.- Sobre el periodismo y los anunciantes. “El periodismo se daña a sí mismo cuanto hace consideraciones con sus anunciantes y asume compromisos políticos”. 

14.- Sobre el futuro: “Hay que hacer como si todo fuera posible y entonces las cosas serán más posibles de lo que creíamos. Así han comenzado todas las mejoras en el mundo”.  

15.- Sobre el trabajo y los grandes emporios de Internet: “Las condiciones laborales de los que trabajan a tiempo parcial son cada vez peores. Se despide cada vez más. La persona cada vez es más un factor económico únicamente. Te encuentras con que en negocios como Amazon el número de empleados que causan baja por enfermedad es extremadamente alto. Cambian la mitad de la plantilla cada año. Y esto no solo pasa en Alemania, es un problema internacional. El que inventó todo este sistema, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, tiene ideas megalómanas, quiere viajar a Marte, crear un negocio de turismo espacial… Esta es la clase de gente que nos domina, que domina nuestra vida”. 

“Investigué sobre Amazon y descubrí que es una especie de secta, hay un control total del trabajador, se le controla cada minuto a través de escáner y de cámaras. Si alguien para de trabajar cinco minutos, si se sienta un momento, le llaman inmediatamente. Si hablas con tus compañeros, amonestación. Además, los trabajadores son por temporada. Después de Navidad, cuando baja el negocio, se les cita y se les despide. Hubo un caso de unos que pensaban que iban a seguir trabajando, fueron con los zapatos reglamentarios, al despedirlos tuvieron que devolverlos y les hicieron volverse a casa descalzos en invierno. El inventor de todo esto es el hombre más rico del mundo. Su idea de que la humanidad escape a Marte dejando la Tierra como un basurero inhabitable es de ser un gilipollas megalómano”. 

images

16.- Sobre la dureza de la vida. “Nunca he hecho terapia, pero para mí fue un tanto traumático el día en que entré (al orfanato), me quitaron todas mis cosas y me pusieron un uniforme. Lo último que te quedaba, lo que te unía con tu familia, tu vida fuera, desaparecía. Puede ser que por este motivo me haya dedicado después a hacer lo que he hecho, meterme en otro papel, hacerme pasar por otra persona, para mis investigaciones. Quizá sea uno de los motivos, no el único”. 

17.- La fe sí cabe en el periodista. “Quise ser objetor al servicio militar y aduje que tenía las ideas de Gandhi y Jesús. Yo no creo, pero sí estoy influenciado por el cristianismo, creo que el Nuevo Testamento, al margen de la leyenda, contiene ideas pacifistas revolucionarias”. 

18.- Sobre la adversidad y el militarismo. “Estuve diez meses en el ejército; diez meses en los que intentaron romper mi voluntad. A día de hoy, le tengo que dar muchas gracias al ejército alemán porque sin este periodo traumático hoy sería otra persona, seguro. Hubo gente que fracasó, a la que lograron doblegar, pero yo crecí gracias a esa experiencia. Llevé un diario, gracias al cual crecí mucho como persona, aunque al final me enviaron a un psiquiátrico, como ha dicho. Me dieron un título honorífico, decía: «Personalidad anormal, no apta ni para la guerra ni para la paz» [risas]. Al salir, dejé mi trabajo de librero y me puse a investigar, empecé a hacer lo que hago. Me fui a recorrer los diferentes asilos del país para ver en qué condiciones estaban”. 

19.- Sobre disfrazarse para obtener información. “Para caracterizarme estuve a punto de tomar un medicamento que te cambia los pigmentos, pero vi a uno en Estados Unidos que lo usó y luego tuvo cáncer. Por eso no lo hice. Me eché una especie de spray con el que te puedes ir a la piscina y bañarte, que no se te quita. Los que me criticaban decían que debería haber ido con un negro real, pero eso es imposible, una locura, no puedo tomar la responsabilidad por otro y que peligre su integridad. Igual que cuando me he hecho pasar por un sintecho, no puedo poner a gente a dormir en la calle a -15º, eso tengo que hacerlo yo mismo. Trabajo con asesores que han dormido en la calle (…) ayudé a este hombre a cambio de su información, vivió en mi casa, le ayudé a escribir una autobiografía y el libro se convirtió en best seller. Mantengo el contacto con todos con los que hago investigaciones”. 

20.- sobre el término de la vida. “En botánica, los árboles que mueren florecen mucho. Y yo me sentía un poco así. Pesaba que moriría pronto y que tenía que trabajar, que el descanso eterno no tardaría en llegar. Pero hace cinco años me sentía más cerca de la muerte que ahora, en la actualidad me doy todavía dos años. Y si los vivo, es un regalo. Esto me hace vivir de forma más consciente y sin miedo a la muerte, que siempre ha sido un buen compañero, ¡el más fiable!”.  

Con información de jotdown de España, Deutche Welle, undergroundperiodismo.es y El País.  

Contact Us