The New York Times: Crónica sobre el sorprendente avivamiento en Asbury

Visitantes lo ven como el ‘Woodstock’ para cristianos, pero el avivamiento atrae a miles a la ciudad de Kentucky y a otras ciudades. 

Durante más de 15 días, más de 50,000 personas han llegado a una pequeña capilla de un campus universitario para experimentar el primer renacimiento espiritual importante de la nación en décadas, uno impulsado ahora por la  Generación Z. 

Durante dos semanas, decenas de miles de personas han realizado una peregrinación a una pequeña universidad cristiana, a unos 30 minutos al sur de Lexington, Kentucky, en lo que algunos académicos y fieles describen como el primer gran renacimiento espiritual de Estados Unidos en el siglo XXI. 

Atraídos por publicaciones en TikTok e Instagram, además del testimonio boca a boca, cristianos de todo el país llenaron una capilla en el campus de la Universidad de Asbury para orar y cantar hasta altas horas de la madrugada, haciendo fila horas antes de que se abrieran las puertas.  

Ahora, los avivamientos ahora están estallando en otros campus universitarios, incluso en la Universidad Lee en Tennessee y la Universidad Cedarville en Ohio, aunque queda por ver si mantendrán el mismo fervor visto en Asbury. 

El avivamiento en Asbury comenzó el 8 de febrero, cuando unas pocas docenas de estudiantes se quedaron después de un servicio de capilla matutino ordinario para seguir cantando y orando juntos. En cuestión de días, su entusiasmo había estallado en un evento nacional. 

La universidad estima que el avivamiento ha atraído a más de 50.000 personas a Wilmore, un pueblo tranquilo de 6,000 habitantes donde la tienda de comestibles organiza un estudio bíblico semanal y los autos de policía dicen “In God We Trust”.  

Asbury fue fundada en 1890 y sus raíces están en la tradición metodista y wesleyana de santidad, que tiene un énfasis histórico en los movimientos transformadores del Espíritu Santo. 

Asbury, con su campus ubicado en la zona rural de Kentucky, tiene un alumnado mayoritariamente blanco. Pero el avivamiento en sí atrajo a una multitud un poco más diversa. 

“Es como Woodstock”, dijo Nick Hall, de 40 años, un evangelista de Minnesota que llegó la semana pasada para presenciar el tipo de efusión espiritual por la que él y otros han orado durante mucho tiempo. “Esto que está sucediendo allí es tan orgánico y crudo, no llamativo, no genial, es el anti-cool”. 

¿Qué es un avivamiento?

Por cualquier definición, un avivamiento se caracteriza por episodios espontáneos y duraderos de adoración colectiva: oración extemporánea, música conmovedora y predicación entusiasta.  

El concepto tiene una historia que se remonta al menos al Primer Gran Despertar en la Nueva Inglaterra del siglo XVIII, cuando multitudes de protestantes fervientes se reunían para escuchar vívidos sermones extemporáneos de pastores como Jonathan Edwards. 

En los animados avivamientos en carpas del sur del siglo XX, los pentecostales oraron en lenguas y dijeron que experimentaron sanidad divina. Y la noción sigue siendo poderosa para los cristianos de muchas tradiciones y denominaciones protestantes. 

Un derramamiento que vuelve

Sin embargo, para muchos otros cristianos, el avivamiento es principalmente un fenómeno espiritual. Algunos en Asbury dijeron que preferían el término “derramamiento”, como una efusión casi tangible del Espíritu Santo. 

“Los días de más de dieciséis horas se sienten como cinco minutos”, dijo Eli Baker, un estudiante universitario de Asbury que estaba hablando intensamente con su amigo Brenden Krebs en una cafetería repleta el día 10 del avivamiento. Ambos describieron haber tenido intensas experiencias personales que atribuyeron a la presencia del Espíritu Santo. 

Para el fin de semana pasado en Wilmore, casi todos los estacionamientos de la ciudad estaban llenos y el tráfico estaba atascado a lo largo de la carretera que venía de Lexington. La universidad se apresuró a instalar bancos de baños portátiles, una gran pantalla en el césped para transmitir simultáneamente lo que sucedía en el escenario de la capilla y lámparas de calor, cuando la temperatura bajó y la nieve comenzó a caer.  

“Nunca podría haber imaginado lo que estamos experimentando ahora. Hay un hambre profunda que nace de esta aguda insatisfacción y desilusión con lo que se le ha entregado a la generación más joven, y creo que solo están levantando la mirada hacia cosas más altas”, destacó Kevin Brown, quien ha sido presidente de la universidad desde 2019, y pasó varias noches muy tarde en la capilla. 

El entorno del campus ha ayudado a definir el renacimiento para muchos observadores como uno impulsado por la Generación Z y que habla de sus necesidades. 

La generación ansiosa está sanando

El avivamiento de Asbury está “marcado por una paz abrumadora para una generación marcada por la ansiedad. Está marcado por la alegría de una generación marcada por la ideación suicida. Está marcado por la humildad de una generación traumatizada por el abuso del poder religioso”, destacó Madison Pierce, una estudiante del Seminario Teológico Asbury. 

La Generación Z, generalmente definida como aquellos nacidos a fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000, es la generación menos religiosa en la memoria estadounidense.  

Un 33% de esta Generación se identifica como no afiliado religiosamente , según la Encuesta Nacional de Vida Familiar Estadounidense del American Enterprise Institute, en comparación con el 25% de la Generación X y el 18% de los baby boomers. 

Los asistentes de todas las edades recuerdan que se echaron a llorar al entrar al edificio. 

 La sanidad es un tema constante en la historia moderna de los avivamientos. 

Pero si los avivamientos del siglo XX se centraron en curar dolores físicos y discapacidades, los relatos de curación en Asbury son abrumadoramente sobre salud mental, trauma y desilusión. 

Con el tiempo, personas influyentes y pastores famosos comenzaron a llegar a la ciudad, publicando fotos, clips y selfies en línea. Rich Wilkerson Jr., el pastor de Florida que se casó con Kim Kardashian y Kanye West, estuvo presente; también lo fue Kari Jobe, una popular cantante cristiana. 

Pero los organizadores intentaron mantener la política fuera del centro de atención. Ninguno de los grandes nombres que promovieron el renacimiento fueron invitados a subir al escenario, donde un grupo de estudiantes de música y capellanes universitarios dirigieron un servicio claramente de baja fidelidad, con poco de la destreza estética de la megaiglesia estadounidense contemporánea. 

Este es parte del artículo realizado por Ruth Graham es una corresponsal nacional radicada en Dallas que cubre religión, fe y valores. 

Contact Us