Andres pena ok

Mega proptech en CDMX provoca gentrificación; falta transparencia  

Poca transparencia, cobro discrecional de impuestos y expulsión de personas en situación de renta, entre las distorsiones. 

(Nota del Editor: Este espacio está abierto para el derecho de réplica de Airbnb).  

Según lo marca la Constitución Mexicana en el artículo 28, “en los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes”

Aunque en este medio informativo hemos dado a conocer las distintas ventajas que representan las proptech para detonar y dinamizar el mercado inmobiliario en México, también hemos mencionado que, por ley y por definición, los monopolios que acechan al mercado inmobiliario, generan distorsiones y además, violentan la ley y otro efecto es que permiten la gentrificación en grandes ciudades, como la Ciudad de México, donde el discurso fácil de promover a la CDMX como aliada de la mega proptech Airbnb, tiene un alto costo de desplazamiento para los inquilinos, pero que representa un gran negocio para unos cuantos.  

“Es inaudito que el gobierno de la Ciudad de México se atreva a decir que no tiene información del fenómeno de Airbnb, porque esta información ha estado estudiada publicada, incluso cuantificada por observatorios, e incluso autoridades. Desde 2018 hay reportes de cómo se da este proceso de gentrificación por parte de Airbnb”, destaca en plática el periodista de investigación Andrés de la Peña.  

Para el también columnista de Animal Político y ZonaDocs, representa una forma de economía que genera una distorsión en el mercado: “Es como comprar al mayoreo un saco de papas. Entonces dices, ‘cóbrame menos por mes’”.  

Rentas cortas, más dinero

Para el investigador, esta dinámica facilita arrendamientos de muy corto plazo en base a una gran demanda, “es decir, yo te puedo afirmar que quiero tu Airbnb dentro de dos días y tú me lo tienes que dar conforme a las reglas de la plataforma y eso permite que los propietarios suban mucho el precio por día”.  

Con lo anterior, argumentó el periodista, se conecta una gran demanda con esta oferta, lo que garantiza a los propietarios que se les ocupe su inmueble con más beneficios económicos: “Pueden tener una utilidad mucho más grande porque pueden cobrar mucho más por día y lo único que tienen que lograr es que se ocupe su espacio, y para eso está Airbnb como intermediario o como plataforma de proptech”. 

Poca transparencia de la proptech Airbnb

Para periodista de investigación el trabajo que hicieron fue a través de la API de Airbnb (aunque ya solo se puede consultar de manera fragmentada), que es básicamente un protocolo en lenguaje de programación, donde se puede acceder a datos o procesos de algún sistema computacional, sin embargo, la proptech ya la cerró “y empezamos a investigar desde Inside Airbnb, que también tiene un mapa de México de Ciudad de México”. 

Con la información, según el periodista, se pudieron obtener por colonia y municipio en la Ciudad de México, el número de liftings activos que hay en los listings y que hayan tenido al menos un día disponible en los últimos 30 días, cuya información a su vez fue cruzada con el inventario Nacional de viviendas del Inegi de 2020 y vimos cuántos anuncios había contra el número de viviendas. 

“Vimos que 13.69% de las viviendas en la Condesa son Airbnbs y en la alcaldía Cuauhtémoc (representa) 4.1%. Algunas personas dirán que 4.1% es muy poquito, pero imagínate que una empresa tenga cuatro de cada 100 viviendas, eso es muchísimo”, señaló.  

Dos bienes escasos

Para el periodista, hay dos elementos inmobiliarios que son escasos en México, como la vivienda y el suelo, sin embargo, debido a esta distorsión económica derivada del modelo de la proptech, la vivienda de largo plazo queda comprometida.  

“Con los mercados de alojamiento a corto plazo en absoluta competencia, se busca a los mismos insumos que son tierra e inmuebles, entonces hay una fuerte presión para que los propietarios conviertan esta vivienda y el suelo; incluso, ya hay desarrollos que se planean y se promocionan desde el principio como hechos para Airbnb”. 

“Es más redituable este modelo de corto plazo que tiene una demanda muy grande, pero el problema es que para hacer eso es que tienen que sacar suelo y propiedades del mercado de vivienda de largo plazo, y eso es lo que hemos estado viendo en todo el mundo”. 

Problema global

Para el columnista de Animal Político, dijo que estas distorsiones se denunciaron en su momento en Canadá, “ya que los dueños de grandes inmuebles y departamentos empezaron a dejar que se deterioraran, para que las personas tuvieran que abandonarlos por su propia voluntad, entre comillas, luego remodelan las viviendas y las ponen en Airbnb. Esto es un proceso de expulsión”. 

Citó el reportaje que realizó para Animal Político, donde un controller de Nueva York detectó que por cada 1% de viviendas en un vecindario que pasan a adoptar el modelo de Airbnb su precio promedio de renta aumenta 1.5%.  

Acaparamiento de inmuebles

Andrés de la Peña señaló que ante los abusos, en Nueva York, se empezó a prohibir que se listaran en Airbnb cierto tipo de inmuebles de alta densidad para ciertas zonas. 

“Algunas personas morales ya empezaron a tener un número enorme de liftings en Ciudad de México, Hay uno que se llama Mister W que tiene como 200 liftings, dato que también se puede consultar en Inside Airbnb a través de la página”. 

Dijo que ante la problemática, se tendría que retomar, a nivel legislativo, el tema de la zonificación urbana y legislar que ciertas zonas aptas para vivienda que se usen para el mismo fin, debido a que “Airbnb no es vivienda”. 

El periodista argumentó que la vivienda es un derecho humano y se encuentra definido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y se deriva del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del cual México forma parte. 

Derecho humano y desinformación

Hay desinformación, dijo “porque se llega a pensar que estos derechos humanos son ideales o modelos o buenas prácticas o sugerencias, y no lo son, son leyes en México, existen con su marco legal, a nivel constitucional y, además, México, al haber firmado, su soberanía como Estado la obliga a cumplir este compromiso, a respetar, proteger y garantizar el derecho humano a la vivienda. A las autoridades sí se les puede exigir que tomen medidas para proteger el derecho humano a la vivienda, y hasta ahora yo no he visto ningún ninguna entidad o ninguna propuesta concreta donde se use lo recaudado (impuestos de Airbnb) para temas de vivienda”. 

“Es muy importante que empecemos a darnos cuenta que el derecho humano a la vivienda adecuada es un derecho humano, y como tal, es una obligación del Estado”. 

Agregó entonces que el Estado no debe dejar que terceros lo vulneren, como en este caso, Airbnb. “Tenemos empezar a hablar del derecho humano a la vivienda, saber que existe, y empezar a exigirlo a las autoridades. Estas tienen que empezar a respetarlo y garantizarlo como deberían”. 

Finalmente, mencionó que debido a la pandemia por el Covid 19, donde se detonó el hacinamiento en millones de casas en México, “producto de la falta de derecho humano a la vivienda, ayudó a que la pandemia se disparara mucho más rápido, así como la letalidad”. 

El hacinamiento, o “el hecho que muchas personas vivan en espacios reducidos, es una amenaza al derecho humano a la salud también, eso pasa en las ciudades grandes de México, como Monterrey Ciudad de México y Guadalajara. 

Para ver el reportaje original: 

https://www.animalpolitico.com/el-ronroneo/airbnb-ya-tiene-acuerdos-con-por-lo-menos-12-estados/

Para ver la entrevista completa:

Contact Us