eduardo galeano ok

Eduardo Galeano o la literatura que desafió al militarismo en Latam

Los libros de Eduardo Galeano sortearon la censura y el poderío militar, que lo mismo se enquista en populismos o regímenes de derecha en Latam.  

A 82 años de su natalicio, Eduardo Galeano, poeta, periodista y filósofo, solía escribir sobre los abusos de las dictaduras militares que poblaron América Latina a lo largo de décadas.  

Galeano huyo de una dictadura militar. Sabía del peligro de empoderar demasiado a los uniformados.  

Actualmente, el homenaje al periodista y escritor es relevante en México, debido a que el Gobierno Federal ha entrado en una dinámica de una peligrosa polarización política, brindando un poder desmedido a las cúpulas militares. Más presupuesto, armamento, dinero, obras, prestaciones, recursos, inmuebles, trenes y diversas obras no significa más democracia y mucho menos, mayor seguridad.   

A Eduardo Galeano se le considera uno de los escritores más destacados de la literatura latinoamericana, aunque tuvo que huir y exiliarse primero de Uruguay y luego de Argentina por sus ideas, que no agradaban a los vestidos de verde olivo.  

galeano
Cronista de la vida en América Latina.

Homenaje de vecinos

Aunque sus libros han desatado leyendas urbanas y han llegado incluso a los presidentes de Estados Unidos –Barack Obama- el escritor era un hombre sencillo, de barrio. El hecho de la colocación de una placa frente a su “Casa de los Pájaros”, por parte de un grupo de vecinos de Montevideo en memoria de Galeano (1940-2015).  

Allí la directora de Cultura local, María Inés Obaldía, resaltó a Efe la importancia del escritor y periodista a nivel local e internacional. “Galeano es el creador de una nueva mirada sobre la trascendencia del hombre en América Latina. Es uno de los nuestros que le ha contado al mundo que América Latina es un continente poderoso e inteligente”. 

Y agregó: “Él es uno de nuestros voceros, es quizás el más atractivo porque gran parte de su virtud fue trascender la letra escrita y convertirse en un narrador oral y eso también lo hace un latinoamericano de fuste (relevancia)”. 

La funcionaria mencionó a el Galeano más íntimo, “el que hacía los mandados” en su barrio y dialogaba con la gente de la zona. 

“Este es el que pintó el frente de su casa para que fuera igual al de las casas de los otros vecinos, pero tuviera una particularidad. Allí puso esos pájaros que están en el frontispicio de su propia casa”, concluyó Obaldía. 

Contra el militarismo

Pero, ¿Qué decía el poeta, que hace unos días cumplía años? ¿Qué nos dice sobre perseguir los sueños, el miedo, la democracia y la libertad y el poder militar? Que estos temas, pueden ser arrollados por el último.  

A continuación compartimos, como homenaje al autor de “Las venas abiertas de América Latina” (1971); “Memoria del fuego” (1982) y el extraordinario “Libro de los abrazos” (1989), un breviario de su memoria ante el poderío militar, los malos líderes, el miedo a la sociedad y el capitalismo salvaje.  

Pareciera que en México, hoy más que nunca son válidas sus reflexiones.  

Los funcionarios no funcionan. 
Los políticos hablan, pero no dicen. 
Los votantes votan, pero no eligen. 
Los medios de información desinforman. 
Los centros de enseñanza enseñan a ignorar. 
Los jueces condenan a las víctimas. 
Los militares están en guerra contra sus compatriotas. 
Los policías no combaten los crímenes, porque están ocupados en cometerlos. 
Las bancarrotas se socializan, las ganancias se privatizan. 
Es más libre el dinero que la gente. 
La gente está al servicio de las cosas. 

eduardo galeano frases escritor a
Galeano denunció las atrocidades militares.

El libro de los abrazos 

Los militares en el poder son más peligrosos: mienten más y robán más… porque se levantan más temprano. 

El libro de los abrazos 

Creo que hay que pelear contra el miedo, que se debe asumir que la vida es peligrosa y que eso es lo bueno que la vida tiene para que no se convierta en un mortal aburrimiento. 

Entrevista en Chile, 1994 

El poder es como un violín. Se toma con la izquierda y se toca con la derecha. 

Días y noches de amor y de guerra 

El torturador es un funcionario. El dictador es un funcionario. Burócratas armados, que pierden su empleo si no cumplen con eficiencia su tarea. Eso, y nada más que eso. No son monstruos extraordinarios. No vamos a regalarles esa grandeza. 

Días y noches de amor y de guerra 

“La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado. Los organismos internacionales que controlan la moneda, el comercio y el crédito practican el terrorismo contra los países pobres, y contra los pobres de todos los países, con una frialdad profesional y una impunidad que humillan al mejor de los tirabombas. (…)  

Los pistoleros que se alquilan para matar realizan, en plan minorista, la misma tarea que cumplen, en gran escala, los generales condecorados por crímenes que se elevan a la categoría de glorias militares. (…)  

Los violadores que más ferozmente violan la naturaleza y los derechos humanos, jamás van presos. Ellos tienen las llaves de las cárceles. En el mundo tal cual es, mundo al revés, los países que custodian la paz universal son los que más armas fabrican y los que más armas venden a los demás países; los bancos más prestigiosos son los que más narcodólares lavan y los que más dinero robado guardan; las industrias más exitosas son las que más envenenan el planeta; y la salvación del medio ambiente es el más brillante negocio de las empresas que lo aniquilan. Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.” 

galeanyky 11 1
El periodista, poeta y escritor sublevó los géneros.

Colaboración para medios 

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo. 
Y los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. 
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida. 
os automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados. 
 
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir. 
Los civiles tienen miedo a los militares. Los militares tienen miedo a la falta de armas. 
Las armas tienen miedo a la falta de guerra. 
Es el tiempo del miedo. 
Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. 
Miedo a los ladrones y miedo a la policía. 
Miedo a la puerta sin cerradura. 
Al tiempo sin relojes. 
Al niño sin televisión. 
Miedo a la noche sin pastillas para dormir y a la mañana sin pastillas para despertar. 
Miedo a la soledad y miedo a la multitud. 
Miedo a lo que fue. 
Miedo a lo que será. 
Miedo de morir. 
Miedo de vivir. 
 
El libro de los abrazos 

Habitamos un mundo gobernado por el miedo, el miedo manda, el poder come miedo, ¿qué sería del poder sin el miedo? Sin el miedo que el propio poder genera para perpetuarse. 
 
El hambre desayuna miedo. 
El miedo al silencio que aturde las calles. 
El miedo amenaza. 
Si usted ama tendrá sida. 
Si fuma tendrá cáncer. 
Si respira tendrá contaminación. 
Si bebe tendrá accidentes. 
Si come tendrá colesterol. 
Si habla tendrá desempleo. 
Si camina tendrá violencia. 
Si piensa tendrá angustia. 
Si duda tendrá locura. 
Si siente tendrá soledad. 

El libro de los abrazos 

La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo. 

Memorias del fuego 

La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo. 

No soy fanático ni religioso en política. No creo en el fanatismo, creo que los fanáticos deberían estar todos encerrados en el manicomio, porque son peligrosos. 

Memorias del fuego 

Galeano se opuso férreamente a la Ley de caducidad de la pretensión punitiva del Estado, promulgada en 1986, que exoneraba de culpas a los responsables de los crímenes cometidos por militares y policías, hasta el 1° de Marzo de 1985, durante la dictadura de los años comprendidos entre 1973 y 1985. 

Cabe recordar, finalmente, que “Las venas abiertas de América Latina” fue censurado por regímenes militares latinoamericanos. 

“Para los marineros con ganas de mar, el periodismo es un puerto de partida”, dijo en una ocasión en el Palacio de Bellas Artes en México. Esa frase ha acompañado a este reportero toda su vida.  

Contact Us