Si se usara el mismo enfoque para construir carreteras, estacionamientos o entradas de vehículos, el concreto electrificado podría almacenar energía renovable.

Cemento que absorbe y da energía solar, el siguiente gran paso contech

Esta tecnología ya se está comprobando a gran escala en Alemania y Holanda.

Los adelantos tecnológicos son parte fundamental del sector inmobiliario, que irónicamente, siendo tan dinámico, ha sido renuente a los cambios.

Sin embargo, todo cambia, como es el hecho que de, utilizando materiales baratos y abundantes, los investigadores han encontrado una nueva forma de almacenar electricidad… en el cemento.

Elon Musk ideó parte del proyecto del Powerwall de Tesla, que funciona a través una batería de iones de litio y que montada en la pared, puede alimentar un hogar durante al menos 12 horas. Sin embargo, surge otra idea más brillante. ¿Qué pasaría si tu casa se convirtiera en una batería?

Lo anterior permitiría que a través de los materiales de construcción se almacene energía y que las energías renovables sean más asequibles a nivel mundial.

cement shift on solar

Grandes avances

Según las previsiones, el cemento podría generar energía a través de los cimientos de hormigón, para satisfacer las necesidades energéticas cotidianas.

No solo eso: si se electrifican las carreteras, se podría escalar la movilidad de los automóviles eléctricos mientras se conducen.

Además de ser una solución más económica, este avance podría ofrecer una capacidad ilimitada para almacenar energía de fuentes renovables intermitentes, como la solar y de la energía eólica.

Pruebas en Alemania.

Escala en crecimiento

Actualmente, los dispositivos de cemento son pequeños, solo lo suficientes para alimentar unas pocas bombillas LED, pero hay esfuerzos para ampliarlos.

Estos dispositivos son baterías simplificada llamadas “supercondensadores” que tienen dos placas conductoras de electricidad separadas por un electrolito conductor de iones y una membrana delgada.

La energía almacenada depende del área de las placas conductoras del supercondensador. Actualmente los investigadores buscan utilizar electrolitos no inflamables, lo que los hace más seguros.

Retos

El problema es que el cemento, y su componente principal, que es el concreto, es un mal conductor eléctrico, pero se han probado supercondensadores añadiendo carbono altamente conductor al cemento, como el grafeno o nanotubos de carbono.

“Aunque estos funcionan bien, los ingredientes son caros y difíciles de producir en volúmenes masivos utilizados en la industria del cemento”, destaca Franz-Josef Ulm, ingeniero civil del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Pequeños grandes avances

Si se usara cemento negro de carbón para hacer un volumen de concreto de 45 metros cúbicos, que es la cantidad utilizada para una casa estándar, podría almacenar 10 kilovatios-hora de energía , suficiente para alimentar una casa promedio durante un día.

Si se usara el mismo enfoque para construir carreteras, estacionamientos o entradas de vehículos, el concreto electrificado podría almacenar energía renovable y entregarla a los autos eléctricos a través de cargadores inductivos.

La buena noticia es que esta tecnología ya se está desarrollando en Alemania y Países Bajos.

Para tener éxito, los investigadores deberán ampliar las placas de los supercondensadores se hacen más grandes, a través de agregar más negro de carbón a la mezcla. Ulm dice que su grupo de investigación ha patentado su tecnología y ahora está trabajando para ampliarla para que coincida con la salida de una batería de automóvil de 12 voltios.

Para leer la nota original:

https://www.science.org/content/article/electrified-cement-could-turn-houses-and-roads-nearly-limitless-batteries

Contact Us