Los miles de morenistas pagados por Morena y Clara Brugada, dejaron mal parada ante los medios a una débil candidata presidencial.

¿Ayer inició el Obradorato, rémora del Maximato priista?

Brujería, limpias, complots, y un poder excesivo del Ejecutivo, son las sombras de los candidatos de Morena que se ciernen sobre México en 2024.

El día de ayer en el Hotel Camino Real, se vivió un día de negros presagios para México.

Las limpias de brujos y hechiceros no le sirvieron a Claudia Sheinbaum, quien hace apenas dos días, enfrentó una horda de miles de morenistas que le voltearon bandera en su propia cara. Las rechiflas sofocaron el discurso de Sheinbaum de unidad.

Los miles de acarreados provenientes de Iztapalapa y la Gustavo A. Madero, pagados por Morena y Clara Brugada, dejaron mal parada ante los medios a una débil candidata presidencial, cuya imagen delgada se vio achicada en un mitin que, en principio, sería para brindarle su apoyo incondicional.

La única petición que habría hecho Sheinbaum a Obrador era dejar pasar a Omar García Harfush como candidato de Morena para gobernar la CDMX. Pero el Presidente no le hizo caso y dejó que el morenismo duro la golpeara a ella y a su candidato, que quedó fuera. Sheinbaum se queda sin aliados en la CDMX y con un panorama complicado.

Horas después, como lo filtró el periodista Salvador García Soto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador logró colocar a sus fieles como virtuales gobernadores para competir en 2024, de los cuales, la mayoría han sido señalados por corrupción y opacidad. Ejemplo de ello es Nahle, a quien se le acusa del desvío de más de 200 mil millones de pesos a un compadre suyo.

F pPzeiXMAAqNXq

Pocos saben que las elecciones de 2024 en México, de entrada, podrían ser de facto, ya que Guadalupe Taddei, la Consejera General del INE, es de filiación morenista y obedece a indicaciones del Presidente Obrador a través de Jesús Ramírez, el vocero de la propaganda presidencial:

5460482
AMLO y Taddei, toda la familia en nóminas de Morena.

García Soto esboza lo que se avecina políticamente en el país.

Sheinbaum, “ingenua y dúctil”

“López Obrador ya dejó muy en claro por qué siempre se inclinó por Sheinbaum como su candidata, porque la veía ingenua y dúctil para manejarla y a través de ella seguir siendo el amo y señor, el jefe político sempiterno de su movimiento político y mantener desde su expresidencia en el trópico, el control de la posible continuidad del proyecto político que aspira a convertir en un nuevo sistema político mexicano que se eternice en el poder.  Para decirlo claro y con todas sus letras: Andrés Manuel está moviendo sus piezas y su ajedrez político para instaurar un nuevo Maximato, a partir de que deje la Presidencia, en donde a él se le sigan consultando las definiciones importantes (…) de la “Cuarta Transformación”.

Square 4x4 1

Además de los puntos anteriores, el Presidente cuenta con gran simpatía en las cúpulas del poder militar, los recursos del gobierno para repartir apoyos si votan por Morena, y según varios medios, también cuenta con apoyos oscuros para empoderarse aún más.

Inicio del Maximato

En una ironía histórica, hace 100 años, la renuncia del general Plutarco Elías Calles fue entregada el 2 de septiembre de 1923, para buscar la candidatura para la presidencia en 1924, con lo que inició un periodo negro de poder político en México: el Maximato, en donde logró controlar, a través de políticos títeres, los designios de México.

Hoy, la situación en México es más complicada, porque Obrador responde a los intereses de las dictaduras de Cuba y Venezuela, las cuales le ayudaron durante años a mantenerse en la oposición política y que ahora, sigue pagando con creces, aun a costa de los mexicanos, que como en Acapulco, necesitan y claman por ayuda.

¿Podría México entrar en una etapa de oscuridad, represión y falta de libertades? La posibilidad está latente. Obrador regularmente exalta las virtudes de las dictaduras en Cuba y Venezuela. A nivel espiritual, está latente el desprecio por la democracia, la transparencia, los empresarios, los que superan, los periodistas e Israel.

Nada parece detener a Obrador. Al parecer.

U4UwzRSns6M

Pero todavía hay esperanza.

Y está sustentada el poder invisible (pero a veces inconsciente) del pueblo evangélico en México. Si bien hay líderes evangélicos que ya gozan las miles del poder (como un líder evangélico cuya familia está en puestos medianos con altos puestos) la mayoría de los líderes evangélicos esperan más que un acercamiento para dar votos, una respuesta más responsable a los retos graves de inseguridad, soberanía económica y política en México.

La Biblia nos muestra que la oración posee un poder sobrenatural para mover circunstancias.

Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto”, nos afirma Santiago 5:17.

¿Qué pasaría si nos uniéramos en oración para que en las elecciones de 2024 queden en cargos de elección popular personas o líderes que no tengan pacto con Santa Muerte?

¿Qué pasaría si le pidiéramos al Señor que tenga misericordia de México para que instaure (pese a toda la maldad de ciertos políticos que buscar perpetrarse en el poder para ser inmensamente poderosos y millonarios) una democracia participativa, con oportunidades, cultura, educación (no educación progay ni de brujería), y que pueda poner en la agenda pública las bondades de la fe y la Santa Biblia?

Soy ingenuo, pero la Biblia lo establece. Y creo que 2024 puede ser el inicio de una pesadilla social o la luz resplandeciente de nuestro temor a Dios, acompañados por un gobierno sobrio, no mentiroso, manipulador o saqueador.

Contact Us