Juan CArlos ok

Exclusiva | Incumplimiento del T-MEC costará a México 50 mmdd y más impuestos internacionales en 2023

Este escenario se dará al segundo o tercer trimestre de 2023. Además, incumplimiento del T-MEC afectará su relación con Europa al no honrar acuerdos comerciales previos con empresas energéticas.

Según datos del Gobierno Federal, México tiene vigentes 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países (TLCs); 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRIs) con 33 países; y 9 Acuerdos de Complementación Económica entre otros

Sin embargo, y pese a la palabra empeñada para cumplir el T-MEC con equipo de transición del expresidente Enrique Peña Nieto y el actual titular del Ejecutivo, se ha elegido una vía de negación del Tratado, que llevaría a México a una etapa de sanciones internacionales vía más impuestos, una afectación grave al PIB y sanciones que podrían superar los 50 mil millones de dólares:  

“En este momento solo estamos viendo la detonación de un medio de consulta y de defensa de Estado a Estado. Estados Unidos versus México y adhiriéndose Canadá, que estarán consultando medidas que consideran discriminatorias para sus inversionistas a nivel Estado a Estado. Otro escenario sería de una acción de inversionista contra el Estado (mexicano), lo cual sería de los 15 a 50 mil millones de dólares en términos de sanciones arancelarias”, destacó en plática Juan Carlos Machorro socio de práctica transaccional internacional de la firma Santamarina y Steta, con Proptech News México.

Estado contra Estado

Agregó que en este posible escenario, ya los inversionistas habrían dejado de lado la acción de Estado contra Estado, con lo que los inversionistas, ahora de manera particular, iniciarán controversias legales contra México como nación, por el incumplimiento de los tratados y que escalarían hasta la Unión Europea.

“Muchas de las empresas afectadas son europeas, no son canadienses ni norteamericanas; y es probable que veamos una acción a nivel de la Unión Europea e igualmente de inversionistas de Francia, España e Italia en el sector eléctrico, por lo que se debe tener mucha prudencia en su manejo”, agregó el abogado.

No es traición a la patria

El encargado de las controversias económicas internacionales de Santamarina y Steta, dijo que no se debe ver como un tema de patriotismo, sino de sanción económica ante un incumplimiento soberano de México.  

“No es un tema de patriotismo. No es un tema de traición a la patria. Es un tema de que el Estado mexicano tiene un prestigio en el ámbito comercial, que es uno de los jugadores más importantes del planeta, hablando de tratados comerciales, y hay que tomar con mucha seriedad lo que se viene”.

México, con prestigio hasta antes de la 4T

Machorro agregó que “México cuenta con tratados comerciales con más de 50 países, lo cual representa más del 70% del Producto Interno Mundial (PIB) y tiene una posición privilegiada y un prestigio que sea ido ganando con sus socios comerciales, históricamente. La piedra angular fue el TLCAN, anterior al actual T-MEC, y vino una evolución económica a partir de su apertura comercial”,

Agregó que “en este momento, sí hay compromisos en temas de energéticos, hidrocarburos como en electricidad. México y sus socios están obligados a cumplir a las reglas que se suscribieron al amparo del T-MEC que inició renegociaciones en agosto de 2017”.

AMLO había dicho que sí

En 2018, dijo, entramos con un nuevo gobierno que le dio el triunfo indiscutible a Andrés Manuel López Obrador, y en un ejercicio responsable de la administración de Enrique Peña Nieto, se dio un acompañamiento por parte de Jesús Seade, que destacaba, solamente, la propiedad inalienable de los petrolíferos a cargo de la nación mexicana y el derecho irrestricto de México, para reformar la Constitución en materia de hidrocarburos.

“Pero lo anterior no significa que de forma transversal en distintos capítulos del tratado, en materia de inversiones, comercio transfronterizo, empresas propiedad del Estado, no existan obligaciones y compromisos de mantener el sector abierto a la inversión privada y a la inversión de sus socios comerciales”, lo que sería parte de la nula eficacia de la renegociación que hizo Seade.

México no puede eludir responsabilidad

“México sí está llamado, contra lo que estamos escuchando en la narrativa gubernamental, a cumplir estos acuerdos. ¿Qué ocurre si no? Cómo todo acuerdo, si una de las partes incumple, hay consecuencias de derecho que pueden ser considerables. Puede ser una sanción de carácter pecuniario. Por primera vez, desde los antecedentes del TLCAN, México podría ser sentado en el banquillo”, dijo.

Agregó que la cuantía podría ser “muy considerable”, pero en tanto, habría un periodo de consulta para que las partes se pongan de acuerdo. Esto va a ser difícil, dado que “no hay consciencia de que estemos violentando nada”.

Machorro agregó que “de no llegar a un acuerdo preliminar, México tendrá 75 días, que sería a la segunda semana de octubre, donde teóricamente, las partes buscarán un acuerdo común. Mi lectura es que no vamos a llegar a ningún acuerdo, porque los socios canadienses y americanos dicen que sí hay incumplimientos, que sí son reales en el sector manufacturero y energético”.

Dijo que la siguiente etapa, en donde México no reconocería nada, “se vendrá una etapa con un informe preliminar y otro definitivo, que será condenatorio para las prácticas energéticas en nuestro país”.

Posibles sanciones

Entre las sanciones que se establecerán, será que los americanos y canadienses, “retirarán lo que se conoce como los beneficios al amparo del tratado, que en palabras sencillas, será imponer aranceles a las exportaciones mexicanas, que será en donde más le duela a la economía mexicana: en el agro, en el sector automotriz de autopartes, y en el sector manufacturero, lo que es grave y que estaríamos viendo en el segundo o tercer trimestre de 2023”.

Agregó que el mecanismo de consultas ya se había detonado con diferendos en la exportación de lácteos y paneles solares, pero en el tema energético, ser realizaría “hacia el segundo semestre del año 2023, mientras que el tema de la demanda de inversionista al Estado mexicano podría ser de hasta cuatro años, lo que afectará a la presidencia subsecuente a la de López Obrador”.

En cuanto a las afectaciones por incumplimiento del T-MEC, están mayores tasas de desempleo, mala reputación para México, caída de la economía, caída del PIB, lo que abonará a una gran crisis económica, aunado a lo que la calificadora Moodys pronosticó para México, con una fuerte recesión en 2023, “lo que sería ponerle más leña al fuego”.

El dato relevante:

México, en el siglo 19, ya incurrió en un incumplimiento comercial, lo que detonó la famosa “Guerra de los pasteles”, el conflicto bélico entre Francia y México que se llevó entre abril de 1838 y marzo del 1839,  a partir del reclamo de un francés que poseía un restaurante en México y pedía que se lo indemnizara económicamente porque en 1832, oficiales militares del presidente Santa Anna, se habían comido unos pasteles que no pagaron. El hecho más adelante motivó a Francia a reclamar ventajas comerciales a sus inversionistas locales.

Ve la entrevista completa.

Contact Us