La transición del poder en empresas familiares debe brindar una continuidad operativa y el legado empresarial.

Empresas familiares; 2 enfoques para la continuidad

Las dinámicas familiares y empresariales coexisten en un ecosistema complejo y multifacético.

Lo anterior es especialmente cierto cuando se encuentra entrelazada la dirección y gestión de un negocio.

La sucesión del liderazgo en empresas familiares puede ser delicada y significativa, ya que no solo se traspasa el control administrativo y operativo, sino también la preservación del legado familiar.

Comunicación auténtica

A menudo, los desafíos surgen cuando los líderes actuales, muchas veces los padres, se muestran reacios a ceder el control.

La renuencia es reflejo de preocupaciones, ya sean dudas sobre la preparación de la próxima generación o aprensiones respecto a cambios en la dinámica familiar.

Planificación sucesoria

En vez de apresurar el cambio de mando, es fundamental una planificación que respalde tanto la continuidad del negocio como la armonía familiar.

Un consejo valioso sería que, como intermediarios en las decisiones, se pueda agregar la consultoría de asesores externos, especialistas en sucesiones familiares.

Para ello, los especialistas sugieren dos estrategias prácticas en este camino hacia la sucesión:

La institución de un consejo familiar y la formulación de un protocolo familiar, ambos, para formalizar y guiar el proceso de transición estructurada y respetuosa con las tradiciones y valores familiares.

Preservar la familia

En este sentido, el propósito es doble: mantener la prosperidad del negocio y, de manera simultánea, resguardar la cohesión y estabilidad familiar.

La sucesión no es meramente una cuestión de poder o control empresarial; es una travesía para perpetuar un legado, tanto en el ámbito empresarial como en el familiar.

Con una comunicación abierta, una transición bien planificada y respaldada por estas dos estructuras (consejo y protocolo familiares), se asientan bases para que la empresa y la familia prosperen.

También es de resaltar la importancia de un enfoque humano y una planificación meticulosa, permitiendo que la transición del poder en empresas familiares brinde una continuidad operativa y un cuidadoso paso para elevar el legado familiar y empresarial.

“La transparencia y la honestidad en las comunicaciones son vitales para prevenir malentendidos y tensiones. Diálogos abiertos acerca de expectativas y aprehensiones entre las generaciones facilitan una transición de liderazgo más fluida y consciente”, destacó Florencia Ribes, asesora especialista en planificación hereditaria y patrimonial.

Contact Us