Billy y Johnny

Billy Graham y Johnny Cash: La inédita amistad entre el pastor y un fundador del rock 

En 1969, mientras que Franklin pasaba por una etapa de mujeres, drogadicción, tabaquismo y alcohol, el predicador se acercó al cantante.  

Recientemente, Franklin Graham realizó una cruzada de alabanza y oración en la Arena Ciudad de México, en la que participaron Michael W. Smith, Marcos Witt, Nadia, Kim Richards, Miel San Marcos y otros cantantes, en el que compartieron un mensaje de esperanza.  

En el evento, más de 6,000 personas se convirtieron a Cristo, y es uno de los eventos más relevantes de evangelización en los últimos años.  

Franklin batalló con el pecado

Al respecto, un dato que llama la atención fue que en 1969, Franklin pasaba por una crisis existencial, ya que pese a ser hijo del famoso predicador Billy Graham, pasaba por una etapa de tener varias mujeres, drogadicción, tabaquismo, y alcohol, según lo había dado a conocer Billy Graham, su padre, en un libro autobiográfico.  

Ante la crisis de su hijo, Billy llamó al gobernador de Tennessee para pedirle ayuda para concertar una cita con Johnny Cash, quien también había tenido problemas similares.  

Franklin, además había dejado escuela tras otra, a veces después de ser expulsado, según detalla en su autobiografía, “Justo como soy” de Billy Graham.  

“Mi canción favorita era ‘Ring of Fire. Mi padre quería conectarse conmigo conectándose con Johnny Cash”, decía Franklin Graham. 

Graham visitó la casa del cantante, cerca de Nashville. 

El hombre de negro

Johnny Cash es uno de los fundadores del rock’n’roll desde la década de 1950. Formó parte del famoso Million Dollar Quartet (o el Cuarteto del millón de dólares, en español) que es el nombre de las grabaciones que se hicieron el 4 de diciembre de 1956, en el Sun Record Studios de Memphis, Tennessee, las cuales, en jam session, colaboraron Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, y Johnny Cash.

Con el paso de los años, Johnny Cash sería una figura emblemática y se le conoció como “El hombre de negro” y realizó varias grabaciones históricas de rock, entre las que sobresale una que hizo en la prisión de Folsom, en 1968, en las que a través de ese acto, empezó a superar su adicción a los estupefacientes.

La visita inesperada

Al respecto, Johnny le contó a la revista “Country Music” que tenía curiosidad por saber por qué Billy había venido a verlo.  

Johnny acababa de dejar las drogas y había comenzado a asistir a la iglesia y se había casado con June Carter. 

“Con (Billy Graham) tuvimos una gran comida y nos sentamos y hablamos durante mucho tiempo. Me quedé esperando a que dijera por qué vino a verme”.  

Aunque Billy dijo que solo quería hablar de música en un inicio, posteriormente mencionó indirectamente su verdadera preocupación:  

“Dijo que los jóvenes no iban a la iglesia, que estaban perdiendo interés en la religión, y dijo que pensaba que la música tenía mucho que ver con eso, porque no había nada de eso en la iglesia, pero en la casa que escuchaban lo que les gustaba”, recordó Johnny.  

Billy Graham admitió que la música en la iglesia sonaba vieja.  

Incluso, reconoció que en sus propias cruzadas utilizaban principalmente himnos antiguos. “Lo último que los jóvenes pueden escuchar en la iglesia es ‘Trayendo las gavillas’ y ‘Cuán grande es él’”, le dijo el evangelista al cantante. 

Desafíos en puerta

Billy Graham se dio cuenta que Johnny era un hombre al que le gustaban los desafíos y mantenía su propia dirección espiritual haciendo que sus amigos se reunieran para guiarlo en la dirección correcta a través de los momentos difíciles.  

Johnny recordó cómo Billy despertó su interés:  

“Me desafió a desafiar a otros, a tratar de usar el talento que tenemos para escribir algo inspirador”. Según detalló Steve Turner, un periodista cristiano que comenzó a colaborar con Johnny en una autobiografía justo antes de la muerte del cantante en 2003. 

Johnny fue cautivado por este pastor humilde y confiado en Dios. 

Johnny había encontrado un amigo, un confidente y una inspiración: una persona humilde como él, pero que buscaba respuestas a las preguntas.  

Posterior a la reunión, Johnny Cash participó en una cruzada evangelística en Knoxville, Tennessee, en 1970, que la primera de sus 30 apariciones en cruzadas evangélicas. 

Unidos por el Evangelio

En las charlas entre el pastor y el rocker, sorprendía la honestidad de Johnny sobre sus problemas con la fe, y cómo esa honestidad conectaba con la multitud que no asistía a la iglesia.  

Fue cuando Billy invitó a Johnny Cash a su cruzada del 24 de mayo de 1970 en Knoxville, Tennessee, lo que preocupó a la logística de Billy.  

“Hubo un alboroto en la organización de papá”, recuerda Franklin. “¡Era como si hubiera invitado a Elvis Presley!”. 

Billy le dijo a la gente que Johnny era el tipo de persona a la que quería llegar. Franklin describe el pensamiento de su padre como una forma de ministrar a Johnny y al mismo tiempo llegar a nuevas personas.  

“Papá vio el tipo de personas que traería Johnny. Y Johnny y June vinieron sabiendo que escucharían el Evangelio”.  

parte del staff evangelístico sabía que Johnny Cash agregaría una nueva dimensión a las cruzadas evangelísticas:  

“Todos los muchachos que conducían camionetas y eran del tipo ‘agresivo y listo’ vendrían. Siempre podíamos contar con que vendría un porcentaje mayor de personas inconversas que necesitaban al Señor”. 

En la cruzada de Knoxville, Billy y Johnny se unieron en los tiempos de la llamada “Revolución de Jesús” (Jesus Movement o Jesus People) de principios de la década de 1970.  

Billy predicó que Jesús que podría revolucionar la vida de alguien, mientras que Johnny testificó sobre ese poder para sacarlo de las drogas, y dijo que las drogas “no valían la pena”. Johnny estaba entrando en una nueva fase de profundidad espiritual. Antes, Jesús era su salvavidas, ahora comenzó a ver a Jesús como alguien que podía madurarlo.  

“Serví al diablo”

“He vivido toda mi vida para el diablo, al menos hasta ahora”, dijo el cantante al público de la iglesia, “pero de ahora en adelante la viviré para el Señor”.  

Aunque posteriormente Johnny Cash se asoció con varios ministerios y fue pastoreado por Jimmy Lee de Nashville, su relación personal con Billy siguió creciendo. 

El Woodstock cristiano

En 1972, Billy Graham y Bill Bright de Campus Crusade for Christ, montaron lo que en ese momento llamaron toda una “extravagancia evangelística”:  

El Festival Revolución de Jesús, Expo ’72, en Dallas, Texas, que tuvo una asistencia superior a las 150,000 personas, y a la cual Billy llamó el “Woodstock religioso” con Johnny y el amigo de Johnny, Kris Kristofferson, como artistas centrales.  

Johnny cantó “He visto caminar a hombres como árboles”, “A Thing Called Love” y “Supper Time”. Billy y Johnny tuvieron más acercamientos, aunque de vez en cuando, Johnny todavía vivía esporádicamente su doloroso legado de depravación y desesperación.  

El evangelista de cabello dorado y el llamado “Hombre de negro” parecían un par de amigos poco probables. 

Compañero constante

Billy y Johnny tenían una conexión basada en sus raíces en el sur rural pobre de Estados Unidos. Amboscrecieron alrededor de iglesias bautistas y graneros. Para ellos era común la barbacoa, el pan de maíz, la carne de cerdo azada y los frijoles. 

Los dos hombres podían sentarse durante horas en la misma habitación sin decir una palabra: Billy trabajando en un libro y Johnny en sus canciones. De vez en cuando, Johnny interrumpía y probaba una canción sobre Billy o hacía una pregunta sobre la Biblia. A la hora de comer, las familias se reunían para orar, cantar y comer. 

Sin embargo, a nivel profundo, sus antecedentes no podrían haber sido más diferentes. “Johnny venía del lado salvaje, mientras que Billy nunca había pasado por esa fase, ya que había elegido el camino recto y angosto”, observó un periodista cristiano.  

Fe y recaídas

Desde 1967, la vida de Johnny había estado bastante agitada con lo que él llamó sus “meteduras de pata” con el consumo de anfetaminas, que lo hacian perder el control.  

Johnny también fue defraudado por algunos ministerios a los que se había aferrado en busca de ayuda. Turner dice que Johnny sintió que “algunos le fallaron y otros lo explotaron”. 

Así que fue la integridad de Billy Graham lo que atrajo a Johnny.  

Billy fue constante a través de los años, tanto en su relación personal con Johnny como en su teología. Billy no parecía salirse por la tangente teológica en un abrir y cerrar de ojos. “Billy fue un faro para Cash que no cambió”, dice Turner. “Billy siguió siendo estable”. 

Amistad de esposas

Las esposas de ambos, Ruth y June, oraban constantemente juntas por sus esposos e hijos.  

En la década de 1980, hubo un alboroto en los medios por las afirmaciones de que Johnny estaba teniendo una aventura y además, estaba demasiado drogado, lo que le impidió aparecer en dos cruzadas de Graham.  

Aunque Johnny negó el uso de drogas y dijo que nadie podía separarlo de June. Sin embargo, Johnny ingresó en un programa de rehabilitación por consumo de estupefacientes. 

Si Billy sabía las “meteduras de pata” de Johnny, su respuesta fue como un amigo amoroso, leal en las buenas y en las malas.  

“Papá siguió siendo su amigo, eso es todo”, decía Franklin.  

La fe de Johnny no cambió, pero sí su cercanía a Dios. “Johnny nunca tuvo problemas con su fe, pero tuvo problemas con su vida”, agregó Franklin.  

Billy continuó invitando a Johnny a sus cruzadas y, después de que Johnny se limpió de las drogas, lo animó a terminar finalmente su libro sobre el apóstol Pablo “Man in White”, en 1986. 

Cercanía a su modo

Cuando Johnny y Billy estaban juntos, eran como dos hermanos recogiendo algodón juntos: uno bastante firme y el otro ocasionalmente cortando.  

Franklin dice que fue esta sensibilidad sureña lo que unió su relación una vez que se establecieron los cimientos en Cristo. “Johnny nunca perdió su amor por el país, y mi padre tampoco. La comida que les gustaba, los gustos que tenían”, dice Franklin.  

A Johnny le gustaba llevar a los Graham a su cabaña de pesca en Port Richey, en el río Pithlachascotee, ya su antigua casa jamaicana en Montego Bay. En la primavera de 1976, después de que, según los informes, Johnny preparara un café tan fuerte que apenas podías beberlo, Billy y Johnny salieron a pescar. Recogieron camarones, salmonetes y calamares como cebo en el Fish Camp de Des Little y pasaron el día lanzando escribiendo sobre las escrituras y componiendo canciones. 

Dondequiera que estuvieran, los Graham y los Cash eran como una familia. 

En sus últimos años, las parejas se hablaban todas las semanas, a veces todos los días. Billy era algo hipocondríaco y se comunicaba por teléfono para actualizar a Johnny sobre todas las dolencias que tenía .  

Johnny por su parte enfrentaría dolencia tras dolencia hasta que se reían juntos y oraban el uno por el otro.  

Cuando Ruth enfermó de muerte, June Cash pasó seis horas orando junto a su cama. Las llamadas telefónicas de Johnny a Billy a menudo estaban impregnadas de preguntas sobre la Biblia, algunas tan difíciles que el evangelista le aconsejó a Johnny que le preguntara a Dios cuando llegara al cielo. 

Billy le escribió a Johnny una nota después de su primera Navidad juntos, en 1974, que resumía varios aspectos de su relación:  

“Cuando nos fuimos, Ruth y yo teníamos lágrimas en los ojos. Hemos llegado a amarlos a todos como pocas personas que hayamos conocido. Lo divertid que la pasamos, la comida deliciosa que comimos, la conversación estimulante, tumbarnos a la luz de la luna en la noche, las reuniones de oración, la música que escuchamos, entre otras cosas. He estado repitiendo una y otra vez en mi mente ‘Mateo 24” los está llamando a la puerta”.  

Su amistad en Cristo ciertamente fue real. 

Tomado de Christianity Today, del 22 de febrero de 2018.  

Contact Us