The Newspaperman ok doblefilo

The Newspaperman: Ben Bradlee, el hombre que levantó al Washington Post de la mediocridad  

El documental sobre Bren Bradlee mereció reconocimiento por hablar sobre el escándalo del reportaje fake de Janet Cooke en 1981.

El documental “The Newspaperman: The Life and Times of Ben Bradlee” es parte colateral de la saga “Todos los hombres del Presidente” (Alan  Pakula, 1976) y “The Post” (Steven Spielberg, 2017), ya que se trata de un documental.

Este documental gira precisamente en la vida y pasiones de Ben Bradlee, el Editor de The Washington Post que elevó la fama de ese diario hasta convertirlo en el segundo más influyente en Estados Unidos, solo después de The New York Times.

Bajo la dirección de John Maggio y con las interesantes intervenciones de Carl Bernstein, Benjamin C. Bradlee, Tom Brokaw, Jim Lehrer, Sally Quinn y Bob Woodward y realizado por la cadena HBO fue nominado en 2017 por el Sindicato de Productores (PGA) a mejor documental.

El tráiler del documental producido por HBO.

Entre las críticas, destacan:

“Haciendo una crónica de la vida y la carrera de su sujeto con detalles fascinantes, ‘The Newspaperman: The Life and Times of Ben Bradlee’ agradará a los fanáticos del periodismo y la política”, Frank Scheck, colaborador en The Hollywood Reporter.

“Un retrato profundamente personal y absolutamente fascinante (…) Cualquiera que esté interesado en el periodismo (…) no se arrepentirá de ver ‘The Newspaperman’, Brian Lowry, de CNN.

“El documental no abusa del material de JFK (…) No hay demasiadas cosas nuevas, pero es interesante escucharlo desde el punto de vista de Bradlee”, destaca Rob Lowman de Los Angeles Daily News.

“Lo que no se espera y es sorprendente, de manera gratificante, es todo lo que la película captura con su mirada sinceramente animada y despiadada a la vida y la carrera de Bradlee”, según un editorial de The Wall Street Journal.

“Merece reconocimiento por hablar del desastre de Janet Cooke en 1981”, David Wiegand, de SFGATE.

Bradlee
President Obama awards Bradlee the Presidential Medal of Freedom on Nov. 20, 2013.

¿Cómo abordar un escándalo de fake news?

Precisamente es ésta última reseña la que llama la atención, ya que también aborda el escándalo más fuerte que enfrentó Bradlee, un reportaje que resultó ser el antecedente más serio de las noticias fake en Estados Unidos.

El documental detalla sobre la crisis que siguió al diario, que por no poner énfasis en la labor de los reporteros, soltaron la labor de Janet Cooke, que inventó la historia de un niño que consumía drogas desde temprana edad y que poco a poco, los editores descubrieron que todo fue inventado.

Lo que hicieron los periodistas, fue atender, de manera exhaustiva, todo lo que hicieron mal para que esa noticia se diera a conocer, desde un punto de vista del mea culpa, pero exorcizando los demonios de la grave falla, como lo reconocen los periodistas en el documental.

Periodismo y poder

La reflexión es válida para México, en un ambiente donde el poder Ejecutivo ha puesto, literalmente, ante los ojos del país, una crítica sin piedad y que ha llevado a la muerte a varios colegas periodistas.

Llama la atención las frases de Nixon: “Bradlee es un bastardo”

Cuando a Bradlee se le preguntósobre el caso Watergate y si “la prensa puede hacer algo al respecto, solo respondió

– Cuidarse y hacer su trabajo. No buscar simpatías; buscar la verdad.

El documental detalla diversos análisis sobre su personalidad, ya que se decía de él: “probablemente tendrá problemas sociales en Harvard y sus ideas liberales.

Bradlee, proveniente de una familia con más de 300 años, luchó contra la parálisis a causa de la polio, pero contó con su padre, que lo cuidó mucho en ese periodo, aunque se reconoce el hecho de que para sobreponerse a la enfermedad, se volvió un hombre temerario.

191062

Periódico mediocre

Sobre su vida, se afirmó que “los psicólogos se sorprendieron de que se podía adaptar a las nuevas realidades. Para el periodista que en 1942 se graduó de Harvard, gustaba tomar decisiones y escoger a los mejores para un trabajo duro.

Lo anterior fue una gran enseñanza cuando lo reclutaron en la Segunda Guerra mundial, donde aprendió de cerca sobre enfrentar el miedo. “En la Marina se aprende que hay que cuestionar a la autoridad”.

Ya como incipiente reportero, le tocó cubrir la nota policiaca o roja, con “prostitutas, corredores de apuestas, adictos a drogas, asesinos y perpetradores de violencia doméstica”.

Su estilo lo fue puliendo ya que diariamente sacaba cuatro notas, con lo que “aprendió a escribir bien y con cierto estilo”.

1413938716 740215 0000000000 noticia normal
Bradlee. El temerario.

Watergate

Sobre el afamado caso de Watergate, Bradlee afirmó que, “a través de los años, me he enorgullecido de saber reconocer un buen reportaje, incluso cuando nadie lo ve. Esto es lo que sé hacer mejor. Y este es un gran reportaje”, solía decir sobre Watergate.  

Pero la fama de ese diario inició desde la mediocridad.

“El Post era un diario mediocre antes que llegara Bradlee  —se afirma en el documental — y agregan: “Quiso conocer a los mejores reporteros y los contrató a todos. Contrató a 50 el primer año. Su visión era convertirlo en un gran diario nacional e internacional”.

Entre las innovaciones que metió Bradlee al periódico fue la sección de Estilo, la cual fue hecha con mucho detalle.

Aunque fue amigo personal de John F. Kennedy hasta su asesinato, reconoció poco a poco que se tenía que tomar una decisión en el periodismo, ya que no se puede ser amigo del poder y ser periodista.

Llama la atención poderosamente cómo fue íntimo de Kennedy, pero el gran contrincante de Richard Nixon. Los dos polos del poder estuvieron representados en este editor, que también lo fue de Newsweek.

Periodismo “Santo Cielo”

Finalmente, Carl Berstein, quien estuvo de 1966 a 1976 ahí, dijo que Bradlee “quería que dijeran ‘Santo Cielo’ al leer la primera plana. Tenía la sensibilidad del lector. “quería editar el Post de tal manera que se leyera”.

Y lo logró.

Contact Us